sábado, 3 de mayo de 2014

Los representantes sindicales merecen todo el reconocimiento social

Manifiesto de CSIF 1º de mayo

Ha habido momentos destacados en la historia en los que personas como tú, han conseguido grandes triunfos para la convivencia, la justicia social y el mundo laboral. Derecho al trabajo y al salario digno, al descanso y vacaciones retribuidas, derecho a la seguridad e higiene en el trabajo, a la libre sindicación, a la negociación colectiva o derecho a la huelga, entre otros, son derechos laborales básicos que nacieron de la lucha y el esfuerzo compartido de hombres y mujeres por extenderla justicia social.

Todos ellos sentaron las bases que permitieron mejorar sustancialmente las condiciones salariales y laborales en nuestro pasado reciente, pero también en el presente, con enormes dificultades, derivadas de la coyuntura económica y las erróneas decisiones políticas y patronales.

Por eso desde CSIF, en este 1º de mayo, queremos rendir un merecido homenaje a todos los trabajadores/as que cumplen bien su tarea y además dedican parte de su tiempo de ocio y familiar para ayudar a sus compañeros. De esta manera, levantamos la bandera por el trabajo, con una consideración especial a todos los delegados y representantes de los trabajadores por su dedicación, esfuerzo y coraje para mantenerse firmes en la lucha por defender a sus compañeros, haciendo suyos problemas y dificultades en aras del interés general y la dignidad laboral.

La opción del sindicalista nunca ha sido fácil ni cómoda y en estos últimos tiempos de crisis social, económica y también de valores que afecta a todas y cada una de las instituciones y ámbitos de nuestra sociedad, esta tarea es aún más difícil si cabe.

Nosotros lo sabemos muy bien puesto que venimos sufriendo una tremenda campaña de desprestigio en un doble ámbito: en general como trabajadores y sindicalistas tanto del sector privado como del público, y en particular los empleados públicos.

Por eso, en estos momentos de dificultad, la figura del delegado sindical siempre tendrá nuestro mayor reconocimiento y felicitación, porque una labor tan loable, merece el apoyo de una organización sindical fuerte, independiente y consolidada como CSIF.

En este contexto, CSIF apuesta por renovar el contrato histórico y la confianza mutua entre trabajadores y sindicatos, desde el punto de vista de nuestra organización joven, transparente, cercana, moderna y eficaz, que atiende las demandas y opiniones de sus afiliados con un esfuerzo constante en la renovación y en acercarse a los problemas reales en el puesto de trabajo.

Cuando el deterioro laboral, agravado por los ajustes y los recortes en lo público y en lo privado, ha impulsado el paro al record histórico de más de 6 Millones de desempleados y está secuestrado el futuro de más del 57% de nuestros jóvenes; cuando la reforma laboral, ha servido a las grandes empresas para recoger beneficios a costa de los trabajadores fijos, provocar empleo precario y la injusticia social; y cuando la crisis y la austeridad solo son la excusa de unos pocos para seguir acaparando bienes ajenos, para no dar explicaciones de mala gestión y seguir explotando a la sociedad; ahora es cuando más falta hace el sindicalismo serio, responsable, honrado y profesional que practican los Delegados y Representantes de CSIF.

Nuestros Delegados y Representantes están por tu salud y tu seguridad laboral, se preocupan por la conciliación de tu vida familiar y tus derechos laborales, se esfuerzan cada día por la igualdad real y la estabilidad económico-laboral. Esta es una dedicación altruista que debe tener el aplauso de todos y cada uno de nosotros.

Por eso estamos con, y por los delegados y representantes sindicales, profesionales e independientes. Si te sumas, tu apoyo facilitará el avance en la recuperación de la estabilidad en el empleo, el rescate de la pérdida económica y sociales, la reconquista del prestigio profesional y la salvación de tantos derechos que todavía siguen en riesgo. Juntos podemos conseguir que la carga de la crisis comience a pesar en las espaldas de quienes la han creado.

En CSIF, estamos por los delegados y delegadas sindicales que cada día se esfuerzan en mejorar las condiciones laborales y el interés general. Estamos con aquellos que lo consiguen y animando con todo el apoyo y la estructura de nuestra organización a los que, pese a su fuerza y coraje, por desgracia, aún no han logrado sus objetivos.

Nadie nos dijo que fuera fácil, pero el esfuerzo merece la pena. El bienestar de los trabajadores y trabajadoras es su misión, trabajar y esforzarse en conseguirlo es su compromiso y su consecución la recompensa compartida. Por eso trabajan cada día por conseguir una sociedad más justa y para ganarse tu confianza. Los delegados sindicales de CSIF ya tienen nuestro reconocimiento.