viernes, 5 de febrero de 2016

AENA/Enaire T4 Madrid/Barajas: 10 años no es nada

Llega al Buzón Confidencial de CSIF AENA/Enaire una carta ANONIMA que como es educada, correcta y tiene muy buena intención la vamos a publicar. Es un comentario sobre una carta al director de un medio en febrero del 2006, la reproducimos debajo.

No es cierto que no estén dando publicidad a los 10 años de la T4, hay varias entrevistas de la Directora Elena Mayoral dando datos interesantes, es penoso que Navegación Aérea (marca comercial ENAIRE) no haya dicho nada, o no lo hemos leído, sobre el inmenso trabajo que personal no controlador y controlador llevaron a cabo para abrir el T4. De hecho hubo mucho trabajo en NA también. Entre la gente que trabajó incluimos expresamente a la gente de perfil NO técnico de oficinas, esos que para algunos no son "profesionales", nos referimos a gente de asuntos generales, administrativos, etc. Aquí para abrir la T4 ha sido un trabajo de equipo entre AE y NA.

La carta anónima nos habla de algo que resumimos en este artículo

50 años trabajados en AENA/Enaire y no te dan ni un bolígrafo de recuerdo

Y efectivamente, hubo un tiempo en que esto era una empresa modélica, hoy un lugar hostil y tóxico. Aún recordamos la camiseta que nos regaló Miguel Angel Oleaga a todos, hoy, no te dan ni las gracias. Pena y penoso. Te dejamos con la carta, para reflexionar.

Empieza aquí... tal cual:

CARTA A CSIF AENA/ENAIRE PORQUE SOIS HONESTOS Y NO OS CASAIS CON NADIE... NO OS VOTE PORQUE NO CREO EN LOS SINDICATOS, PERO EN 2019 CONTAD CON MI VOTO... YA ERA HORA DE GENTE CURRANTE EN LOS COMITES DE EMPRESA

Estas palabras también las hago mías, por favor si vais hacer público esto preservar el anonimato y no reproducir con exactitud lo que pone. Estamos en una empresa que son unos desagradecidos y es mas lo que quieren es borrar la memoria de todos y cada unos de los profesionales que han dado mucho para engrandecer lo que ahora es AENA y ENAIRE, ellos se venden como salvadores de un holocausto que jamás existió, y no son lo suficientemente humildes para reconoces esto si no todo lo contrario sacan pecho y vienen a enseñarnos como hay que hacer las cosas, debe ser que hasta ahora no sabíamos hacer nada. Y si encima eres mujer como yo, con perfil técnico, te tratan como idiota, sobre todo si no te adaptas a la "nueva cultura empresarial" de la "compañía". Eso se llama misoginia y es delictivo. Aquí si eres mujer y no haces horarios eternos te cesan...

Aprovecho para hacer una pequeña mención a los compañeros que terminan a lo largo de este año 2016 sus días de prestaciones y se jubilan definitivamente, para darles las gracias por “sus servicios prestados” ya que siguen sin tener la mas mínima sensibilidad por parte de la Dirección del Aeropuerto, el Jefe de RR.HH o sus propios Jefes de División (No todos que hay Jefes de División muy decentes), que son los más cercanos a ellos, tengan un reconocimiento público sobre ellos, ya no vamos a reivindicar ningún regalo de recuerdo, solo eso una mínima despedida digna de personas que han pasado muchos años de su vida en este Aeropuerto, refugiados en “ESTO NO DEPENDE DE NOSOTROS” con esta frase se sienten con la conciencia tranquila y duermen por las noches, les doy la enhorabuena por conseguir esto último.

Diez años después se puede hacer extensiva esta Carta al Director del 8 de Febrero del 2006 a los que con dedicación y esfuerzo colaboraron con el arranque, por el que ahora pasamos de puntillas….

CARTAS AL DIRECTOR
Grandiosa T-4

He estado trabajando en las obras de la T-4 de Barajas durante ocho años de mi vida. Con ilusión, ahora que vivo fuera de España y he dejado el proyecto sólo hace tres meses, he empezado a leer las versiones de Internet de los periódicos de nuestro país para ver cómo se había recibido por la sociedad el fruto del trabajo de tantos excelentes profesionales (mis compañeros) durante tanto tiempo.

Esperaba encontrar alguna referencia a la dificultad del trabajo realizado, al alto nivel de desarrollo tecnológico que demuestra esta obra, al orgullo que para una ciudad debía suponer el disponer de un edificio tan grandioso (uno de los mayores de Europa), al mérito que supone hacer el traslado de unas operaciones tan complejas de un edificio a otro en sólo una noche, a que durante algún tiempo fuimos capaces de gestionar una de las obras más grandes del mundo. Recuerdo que cuando se inauguró la nueva terminal del Aeropuerto de Hong Kong, más pequeño que el actual Barajas, las noticias que recorrieron el mundo fueron del tipo como las que yo me esperaba para nosotros. Es una ocasión para proyectarnos al mundo con orgullo, es una obra hecha con el dinero de todos y con el esfuerzo de muchos.

Y en la prensa española (por Internet) me encuentro con que la preocupación es que sólo hay autobuses cada 10 minutos y multitud de detalles parecidos. La única referencia al edificio que encuentro es que un pasajero dijo que la cubierta 'es bonita'. Algunos tenemos la oportunidad de que nuestro trabajo sea reconocido, pero tiene que ser fuera de España, parece que es la idiosincrasia de nuestro país. Sólo entre los que hemos estado en la vorágine del mayor proyecto que se haya realizado nunca en España existe ese reconocimiento. Los que hemos sufrido y disfrutado de una de las experiencias profesionales más intensas que se puedan tener, reconocemos el valor de nuestros compañeros de fatigas. Muy a mi pesar, se confirma la intuición que tuve hace tiempo: ni la sociedad, ni las empresas españolas parecen apreciar la valía de sus profesionales... Me encantaría que eso cambiara, yo soy optimista por naturaleza. Mis actuales compañeros de trabajo visitaron las obras del Plan Barajas el pasado septiembre, cuando yo todavía vivía y trabajaba en el nuevo Barajas, y reconocen que en este país en el que ahora vivo y desarrollo mi profesión sería muy difícil que se hiciera nada parecido en cuanto a innovación, flexibilidad, visión de futuro e inversión pública. Y eso que es la primera potencia mundial.